El pez de fuego del diablo

Bajo este impactante nombre encontramos la especie de pez con una de las formas más curiosas que podemos ver al bucear en las cristalinas aguas de las islas Maldivas.

También es conocido como pez león común, por su semejanza con el pez león rojo, con quien comparte muchas características. Son 2 de las 9 especies de peces león que existen. Quizá la diferencia más importante entre ellas sea su distribución geográfica: el pez de fuego del diablo vive en el Océano Índico, desde Suráfrica hasta Indonesia, y en el Mar Rojo. El pez león rojo, en cambio, vive en el Océano Pacífico.

Pez león comúnEl cuerpo de los peces león es de color entre marrón y rojo con franjas blancas en el cuerpo y en las aletas, lo que les permite camuflarse en los arrecifes de coral donde viven. El nombre común de estas especies se debe sus aletas pectorales en forma de abanico, que parecen la melena de un león.

La característica por la que son más conocidos estos peces es su veneno, que se encuentra en algunas espinas dorsales. Pero no os asustéis, aunque puede ser doloroso para las personas, su veneno no es letal.

El camuflaje y las espinas venenosas lo mantienen a salvo de sus depredadores. Por su parte, este pez es también un voraz depredador de pequeños peces y crustáceos a los que atrapa con sus aletas pectorales extendidas.

Son especies nocturnas, con una baja actividad diurna, y se mueven lentamente. Mientras son jóvenes, viven en pequeños grupos, pero al madurar son solitarios.

El pez león común puede llegar a medir 35 cm y pesar algo más de 1 kg. Su cuerpo es robusto y la cabeza prominente. Sobre sus ojos saltones tiene una especie de tentáculos carnosos que también se encuentran bajo su boca.

Suele vivir en zonas con grietas, en las zonas externas de los arrecifes coralinos, entre los 10 y los 175 m de profundidad.  Cuando va en busca de presas entra en aguas más profundas.

Como se puede apreciar en las imágenes, el pez de fuego del diablo o pez león común es un animal muy llamativo. Sin olvidar que su veneno es doloroso para nosotros, es toda una experiencia poderlo observar mientras practicamos el buceo en Maldivas.

Deja una respuesta