Estrellas de mar en las Maldivas

Si hay un animal que casi cualquier persona sabe reconocer, es la estrella de mar, nombre común para las más de 2.000 especies de la clase de los asteroideos. Su forma es muy fácil de distinguir: cuerpo aplanado y un disco central pentagonal con cinco brazos o más (hay unas 100 especies que tienen entre 6 y 16 brazos).

Quizá una de las características más conocidas de estos animales sea su capacidad de regenerar todo el cuerpo a partir de un brazo que se haya escindido. Algunas especies ni siquiera necesitan todo un brazo, a partir de un fragmento de 1 cm pueden regenerar todo el cuerpo. Otras especies pueden hacer lo mismo a partir de la escisión de sus discos centrales. Además de este tipo de reproducción asexual, hay especies que tienen individuos machos y hembras, y otras que son hermafroditas.

Las estrellas de mar habitan el fondo marino, por el que se mueven la mayor parte del día en busca de alimento. Son animales muy voraces, predadores y carnívoros, y se alimentan de moluscos, crustáceos y otros animales marinos que midan como máximo lo mismo que sus brazos. Otra característica curiosa de estos animales es su digestión externa: su estómago es reversible, así que lo pueden expulsar hacia el exterior para introducirlo en la presa a digerir, donde permanece unas 10 horas, mientras dura la digestión.

Eran consideradas una plaga por los pescadores de erizos, porque comían estos organismos, así que una vez capturadas, las cortaban por la mitad y las tiraban al mar de nuevo. El problema para los pescadores, que no conocían su capacidad de regeneración, era que cada vez que hacían eso, la población de estrellas de mar en la zona se duplicaba.

Las estrellas de mar no tienen enemigos entre los depredadores, pero son atacadas por los parásitos y son especialmente sensibles a la contaminación de las aguas, ya que no pueden filtrar los elementos que le resultan tóxicos.

En las aguas tropicales de los océanos Índico y Pacífico se encuentra la mayor diversidad de estrellas de mar, y también las especies más llamativas por sus colores. Es el caso del fondo marino de las Maldivas, donde se pueden observar estrellas de mar tan curiosas com la de la imagen.

Para las personas apasionadas de la vida marina en general, y de los animales que viven en el fondo del mar en particular, practicar el buceo en Maldivas es una experiencia que vale la pena vivir.

Deja una respuesta