Los efectos de El Niño en las Maldivas

acticar el buceo en Maldivas es una experiencia única, por la claridad de sus aguas y por la riqueza de su biodiversidad marina. El ecosistema sustentado por los arrecifes coralinos es muy bello, pero también muy frágil. Así se pudo ver tras el fenómeno climático los efectos de El Niño en las Maldivas, entre 1997 y 1998.

El coral vive en aguas con temperaturas entre los 25ºC y los 28ºC. Como consecuencia de El Niño, la temperatura del agua aumentó hasta 5ºC. Eso provocó que los pólipos (los animales que forman los corales) expulsaran las microalgas que viven en simbiosis allí. Sin ellas, el coral se despigmentó, dejó de recibir nutrientes esenciales para su desarrollo y murió. Este fenómeno afectó a más de 2/3 de los corales de las Maldivas.

Debido a su biodiversidad, se suelen comparar los arrecifes coralinos con los bosques tropicales húmedos. Es un ecosistema en el que viven miles de especies con unas complejas interacciones aún poco conocidas por la comunidad científica.

Es por eso que los efectos de El Niño en las Maldivas fue el blanqueo de los corales que tiene consecuencias para la vida marina que habita y que depende de ellos, pues provoca cambios en la diversidad, el tamaño y la estructura de las comunidades de peces que viven en los arrecifes.

Además, hay que tener en cuenta que los arrecifes coralinos hacen de rompeolas naturales que protegen las islas y que se reparan solos. El gobierno maldivo es muy consciente de la importancia del coral para su país, y de ahí deriva la dura legislación destinada a proteger este ecosistema.

A pesar de su fragilidad, el coral se puede regenerar con bastante rapidez, aunque no recupera su color. En los años transcurridos desde este fenómeno climático, muchas islas han recuperado sus corales, que vuelven a mostrar un hermoso colorido y una rica vida submarina de la que pueden disfrutar quienes realizan inmersiones en sus aguas.

Deja una respuesta